Now you can Subscribe using RSS

Submit your Email
Mostrando entradas con la etiqueta Prevención de dificultades. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Prevención de dificultades. Mostrar todas las entradas

20 de abril de 2017

CRUCE DE LA LÍNEA MEDIA

Proyecto de innovación
Seguimos mostrando los avances que realizamos en nuestro proyecto, en las sesiones de asesoramiento aprendimos a detectar niños/as que no cruzan su línea media.

Antes de mostrar algunas imágenes tomadas en nuestras aulas, aclaremos algunos conceptos:

¿Qué es esta línea media?

Nuestro cerebro se divide en dos hemisferios,  ambos se comunican a través del cuerpo calloso. Por lo que el lado derecho de nuestro cerebro tiene un efecto sobre el izquierdo de nuestro cuerpo y viceversa.
La línea media es una línea imaginaria que divide nuestro cuerpo en dos mitades, cuando un pequeño no es capaz de cruzarla  puede indicar que existe falta de comunicación entre sus hemisferios cerebrales.
 
¿Por qué los niños necesitan cruzar su línea media?

Las actividades de la línea media son importantes para ayudar a coordinar los dos lados del cuerpo y alentar la comunicación entre los hemisferios cerebrales. A medida que un niño mejora sus habilidades bilaterales la capacidad de cruzar la línea media comienza a desarrollarse.

El cruce de la línea media es muy importante en el desarrollo de la coordinación bilateral y la dominancia manual, por tanto, es fundamental en tareas académicas como  el aprendizaje lectoescritor (seguimiento de la lectura y escritura de izquierda a derecha), así como para la coordinación de movimientos en la práctica de deportes y también para otras tareas funcionales como atarse los cordones de las zapatillas o ponerse unos calcetines.  


¿Cómo podemos detectar si un niño no cruza su línea media?

Cuando un niño tiene dificultades para cruzar su línea media, cada lado del cuerpo tiende a funcionar por sí solo. Son niños que trabajan en el lado derecho del cuerpo con la mano derecha y el lado izquierdo del cuerpo con la mano izquierda o giran su cuerpo para evitar cruzar la línea media. Esto interfiere en el desarrollo normal de la mano dominante y hace que las tareas motoras bilaterales resulten muy difíciles.


Las imágenes que mostramos a continuación se han tomado en las aulas de nuestra escuela durante las sesiones de asesoramiento en las que nos ha acompañado nuestro especialista Saúl López Mejía.

Estos indicadores nos alertan de que un niño/a no cruza su línea media:
  • Cambia de mano el instrumento gráfico cuando llega a la parte central.
  •  Rota la hoja en lugar de llevar su mano derecha al extremo izquierdo del papel para poder escribir o rota su cuerpo para que la hoja se mantenga en el lado contrario y así evita cruzar la línea media. 
¿Quieres saber más?

En este documento encontrarás información detallada y una selección de actividades que se pueden poner en práctica con los pequeños para estimular el cruce de la línea media.


11 de abril de 2017

COMENZAMOS A DISEÑAR NUESTRO PLAN DE PREVENCIÓN DE DIFICULTADES

Proyecto de innovación
Cuando detectamos dificultades o cambios en el ritmo de aprendizaje de un niño/a debemos descartar en primer lugar que esto no se debe a problemas visuales o auditivos. Para ello, hemos recogido en nuestro proyecto una serie de indicadores de alerta que nos pueden dar pistas en el aula sobre la presencia de dificultades en la vista y la audición de los alumnos.

VISIÓN
  • Mueve la cabeza al leer.
  • Se salta de línea.
  • Usa el dedo para seguir la lectura.
  • Tiene mala comprensión lectora.
  • No les gusta leer.
  • La lectura se hace muy lenta, con pausa y retrocesos.
  • Visión borrosa de cerca y a veces de lejos.
  • Fatiga ocular después de leer.
  • Somnolencia, lagrimeo y sensibilidad a la luz.
  • Mala comprensión.
  • Le cuesta copiar de la pizarra al cuaderno.
  • Se acerca mucho al papel al leer o escribir.
  • Molestias al leer o escribir.
  • Escritura sucia y amontonada.
  • Dibujos incompletos (escasez de detalles).
  • Guiña o se cubre un ojo.
  • Nunca termina a tiempo las tareas escolares.
  • Disminuye la comprensión.

 AUDICIÓN
  • Oye, pero hay que hablarle más alto para que comprenda lo que se le dice.
  • En clase, cuando hay mucho ruido de fondo, se pierde y se mete en sí mismo.
  • Parece despistado.
  • Sólo cuando se le habla directamente entiende mejor.
  • Los padres suelen decir que “entiende lo que quiere”.
  • Oye, pero no entiende, puesto que está afectado el órgano sensorial.
  • Comete errores al articular determinados fonemas, puesto que no los ha integrado a nivel auditivo.
  • Dice mucho ¿qué?
  • Se muestra inquieto y no puede concentrarse por espacios prolongados de tiempo.
  • En algunas ocasiones malinterpreta peticiones o preguntas.
En caso de detectar la presencia de alguno de estos indicadores de alerta, la actuación del profesorado debe de ser recomendar a las familias la valoración por parte de un especialista: oftalmólogo-optómetra en caso de la vista y otorrinolaringólogo en el de la audición.  

Compartimos aquí el documento que hemos generado para nuestra escuela, en él podéis encontrar los indicadores de alerta y un modelo para solicitar al pediatra la atención de los especialistas.



Bibliografía:
Martín Lobo, P. & Vergara Moragues, E.. (2015). Procesos e instrumentos de evaluación neuropsicológica educativa. Madrid: CNIIE.   https://sede.educacion.gob.es/publiventa/descarga.action?f_codigo_agc=17195
 

Coprights @ 2016, Blogger Templates Designed By Templateism | Templatelib